Artículos

Caballos en las calles como en un potrero

Ya ni los animales irracionales dejaron de darse cuenta de la ingobernabilidad en Magangué, ahora salen a las calles a comer como si estuvieran en un potrero, este puerto pasó de ser el sitio más desorganizado y donde la gnete puede hacer lo que le da la gana, a ser uno de los potreros más grandes del mundo y con las mejores comodidades para los caballos, donde los animales pueden comer y hacer sus necesidades fisiológicas sin que nadie diga ni haga nada, “esto no tiene dolientes”, se dice entre si, en medio de relinches los equinos.